Artesanía

ARTESANÍA de JARAFUEL

ARTESANIA DEL ALMEZ

       El almez es una planta cuyo nombre deriva del árabe "al mays". Recibe también el nombre común de Latonero, Aligonero, Llidonero o Lodoño, pertenece a la familia botánica de la Ulmáceas y su nombre científico es Celtis australis. Es un árbol de gran tamaño, de hojas aovado lanceoladas, de corteza lisa, frutos globulosos comestibles de color negruzco y con sabor ácido y agradable, sostenidos por un largo pedúnculo que reciben el nombre de almezas, aunque en Jarafuel les llamamos "lidrones". Su madera, además de ser bastante ligera, es dura y resistente, característica que la hace idónea para la elaboración de determinados utensilios agrícolas (horcas y astiles ) y bastones.

      Su introducción en tierras jarafuelinas la realizaron los pobladores musulmanes, perfectos conocedores de las especiales propiedades de esta planta. El escritor árabe Ibn Luyun, en su poema agronómico, escrito en el siglo XIV, nos dice: "...y entre los frutales, además del viñedo, debe haber almeces y otros árboles semejantes, porque sus maderas son muy útiles ... ".

       Aunque el cultivo y elaboración del almez se realiza en nuestro pueblo desde hace muchos años, su explotación a nivel industrial se remonta a la primera mitad del siglo XIX, siendo interesando destacar que el aprovechamiento del almez ha estado centrado en el Valle de Cofrentes y en algunos pueblos de la zona de Segorbe.

Antonio Josep Cavanilles en su libro "Observaciones... del Reino de Valencia", y con ocasión de la visita que el insigne botánico realizó a nuestras tierras sobre el año 1793, nos hace una magnífica narración del cultivo y elaboración del almez en Jarafuel. Dice que " era preciso asegurar los ribazos para contener la tierra de los campos, y se consiguió por medio de los muchos almeces y olmos que los guarnecen.

       De este modo benefician los renuevos que sucesivamente salen de la raíz o de los troncos radiales: dexan crecer los renuevos como cinco pies, y para que formen un palo derecho y sin nudos hasta dicha altura van arrancando las varitas transversales; llegados los renuevos a tal estado, conservan de ellos dos, cinco o más ramas para hacer después otras tantas púas y formar las horcas, tan útiles como las bieldas para menear la parva, recoger y cargar la paja, y otros usos del campo, con la ventaja de ser de una sola pieza.

      No suelen ser de igual diámetro las ramas destinadas a púas, y para que todas ellas sean del mismo grueso, quando tienen el conveniente cortan las puntas de cada una de ellas, dexando enteras las más débiles, que con el tiempo adquieren el debido diámetro. Entonces cortan el palo por junto a la raíz, y muy presto lo reemplazan tres o más renuevos, que gobiernan y beneficiam del mismo modo. Cada cepa o tronco radial arroja gran número de varas, cuyo conjunto forma una especie de cerca, la cual destruyen los cortes y repueblan los retoños. Suelen hacerse cada año tres cortes, escogiendo siempre los palos que se hallan con el grueso y las ramas correspondientes; cuando por los vientos ú otra causa maltratan é inutilizan las ramas destinadas á púas, hacen de los palos garrotes o cayados. Cada docena de horcas verdes y acabadas de cortar se venden por quince reales, y en el término de Xarafuél se cortan al año diez docenas... ".

     Asimismo, sobre el año 1840, Pascual Madoz en su "Diccionario geográfico.. .de España", nos relata que "...algunos vecinos de Jarafuel se dedican a la elaboración de las horcas para aventar, cuya industria produce bastante lucro, y unos pocos en la compra de horcas a los cosecheros para elaborarlas y venderlas a los arrieros... ".

Nuestra artesanía consiste en la fabricación de horcas y garrotes utilizando como materia prima la madera del almez que tiene una gran dureza y flexibilidad. Se planta y crece dentro del ámbito nacional con carácter exclusivo en los ribazos de Jarafuel, Zarra y Cortes de Pallás. El arbusto o tocón de almez se cuida, guía y moldea para conseguir la forma adecuada al producto que se quiere fabricar.

      Esta actividad se desarrolla dentro de un marco que comprende todas las fases del proceso productivo: cuidado y recolección de la materia prima, preparación y transformación de la misma y la distribución y comercialización del producto terminado.

       El proceso productivo se caracteriza por su singularidad ya que se desarrolla en zonas muy limitadas de la geografía nacional, y por su especialidad que es la preeminencia de trabajo humano y la huella personal y diferencial del artesano en el producto final.

       Fijar una fecha de inicio de la actividad sería muy difícil, puesto que su nacimiento se remonta años atrás. El nacimiento del oficio en sí se produjo como una actividad complementaría a la agrícola ganadera, sin embargo el paso del tiempo hizo que ambas se separaran. La propia evolución y transmisión de este oficio de padres a hijos hace que un gran número de personas se dediquen a esta actividad, siendo a lo largo del siglo XX uno de los principales medios de subsistencia para la población.

      A mediados del siglo XX unas treinta familias se dedicaban al oficio. Con la industrialización y la emigración a las grandes ciudades se produce un abandono masivo del oficio, quedando en la actualidad unas pocas familias que conservan la tradición artesana:

 

 

 

 

  • Artesanía del Almez
    Artesanía del Almez
  • Artesanía del Almez
    Artesanía del Almez
  • Artesanía del Almez
    Artesanía del Almez
  • Artesanía del Almez
    Artesanía del Almez

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31